VENECIA SE HUNDE

by samuelr77

 

Dicen que la ciudad de Venecia se hunde un centímetro al año, que olas dulces de agua enamorada la cubren con su llanto de años. La gente se asombra, todos quieren ir a Venecia antes que el agua la  cubra con su  silencio nocturno.

Yo no quiero, no necesito ir a Venecia. Aquí mismo me hundo en la tierra día a día. Las  horas, los minutos, los alientos del mundo me sumergen en la boca hambrienta y moribunda de la tierra.

Algunos dicen que es la muerte la que nos hunde en el hueco humeante de su voz, otros que el tiempo o la costumbre. Sin embargo, algo me une a la tierra, algo que soy y que nunca he visto, algo que  muerde, que sopla en mi  nariz y en mis venas algo que me dice con los labios húmedos que estoy  pegado  al lodo y a la ceniza. Llámale muerte o tiempo si quieres, llámale costumbre o sueño, yo solo sé que soy polvo que habla, que ama, que hace el amor de madrugada, que mira  suavemente  la  luz desnuda del amanecer, polvo que late, polvo que sobrevive a la lluvia  y a la sal de los recuerdos.

Una Venecia de carne y hueso que se hunde en el agua cotidiana de la muerte, una Venecia   de lágrimas y besos que parpadea y tiembla bajo la mano irresistible de la mujer. Una Venecia que se hace polvo, que cae en la tierra y germina inexplicablemente.

Una Venecia  que sueña no morirse todos los días, y que se hunde en el agua a  la  vista de todos.

Advertisements