Exaltación a la carne.

by samuelr77

 

Pienso en Renoir.

La luz de un sol moribundo abre la carne de una mujer, el día nace de entre sus pechos, la lluvia sube al aire.

Los pies de esa mujer caminan sobre el óleo ciego. Ella sabe que ha ganado la batalla.

Un temblor rasga la tierra, vuelan los demonios, se secan en el agua del río. ¡Aleluya! Los pechos cantan, el río acaricia la mirada, corre como una verdad.

Las noches son claras, claras y terribles desde entonces.

Una mujer de Renoir ha quemado a los demonios de la tierra.

 

banista-sentada-desnudo.jpg

“Bañista sentada”

Finales del siglo XIX

 

Advertisements