Neo Rococó 2.0

by samuelr77

Los pintores clásicos del Rococó como Fragonard o Watteau (cuadro 2) lanzan una visión que evoca las veleidades de la vida erótica propias de la naciente burguesía europea, sus obras oscilan entre la celebración, la voluptuosidad y el placer que desemboca en un exceso decadente. Nos piden que desterremos de nuestra vida el horror, la enfermedad, la tristeza, la melancolía, en fin todo aquello que nos inquiete. Nos pide, en resumidas cuentas, que ignoremos la realidad.

El Rococó de los pintores franceses e ingleses, propone una huida de la rígida vida cortesana. Los cuadros y las escenas son  generalmente un principio de orgía, una fábula sexual que se agota en sí misma.

Al contrario del Barroco, este estilo apuesta por los colores pastel (que toma de la naturaleza) en el que predominan el azul, el rosa y el verde en una atmosfera de ligereza, erotismo , seducción y festividad.

Este estilo representa el glamour de una sociedad que desea los placeres, pero también muestra a una sociedad corrupta que habla de un tiempo ebrio de poder,  con un despilfarro de dinero notable y un evidente desenfreno sexual.

El Rococó es capaz de todo, menos de la verdad, decían los pensadores de la ilustración. Este estilo nos pide que vivamos en un mundo sin noche, nos ofrece un espacio de juegos que se evapora en la intranquilidad de la nada. Bajo un sentimiento de felicidad subyace una terrible fiesta mortal, una fiesta que se nutre de la miseria de una sociedad incapaz pronunciar los estertores de lo terrible, o cuando menos de abrir un espacio para aceptación de las ambigüedades de la vida.

En medio de esta podredumbre aparece un Goya magistral que logra captar los excesos de la época, descubre la inquietud de su tiempo, y predice los cambios sociales y espirituales del Siglo XIX. Goya incorpora la inquietud, la injusticia, la muerte por asfixia y la insensibilidad social de la naciente burguesía europea. El pintor tiene el acierto de lanzarnos preguntas a la cara que el mismo Siglo XIX se encargaría de responder de manera sangrienta. En los rostros de los campesinos (cuadro 1) se intuye una rebeldía frente a la opresión,   una resistencia, una incomodidad, un desasosiego; y con ello asistimos  al presentimiento del advenimiento del Socialismo, de la Revolución Mexicana, de la República Española de Martin Luther King, de los grandes Rockeros de la historia, del Mayo Francés, de los movimientos sociales y políticos que modificaron para siempre a nuestra sociedad.

Goya no se conforma con seguir el modelo clásico de la pintura Rococó, va mas allá, transforma en vida lo que estaba destinado para la muerte, convierte en emoción y en reflexión activa aquello que estaba destinado para el disfrute estéril. Esa es su genialidad; cuando un genio habla, el mundo no puede ser el mismo.

Hoy, en medio de un nuevo Rococó, en el que el cuerpo sirve como moneda de cambio, en el que la publicidad exige de nosotros una imagen idealizada que se adapte a las dinámicas de consumo sin reparar en nada mas que en su satisfacción personal, el arte termina siendo una rebeldía contra ese gran mundo falso y dañino que nos diseñan de acuerdo a un modelo maligno. Hoy día, el despilfarro, a superficialidad nauseabunda, el culto al dinero, la arrogancia de las elites de todo tipo,   la corrupción de la imagen propia en favor de la impuesta por un mercado sin alma, la terrible avidez de los comerciantes y la falta de sensibilidad de los espectadores provocan el advenimiento de una época  tremendamente pobre de ideas.

Sin embargo, nuestros Goyas existen, están vivos y se pronuncian, se rebelan, alzan la voz en medio del páramo de muerte; están ahí conquistando, espacios ante la imbecilidad generalizada. Los Scorsese, los Iñaárritu, los Saramago, los Bolaño, los Sebastiao Salgado no dejarán que nuestro espíritu decaiga, no les esta permitido.

Abramos los ojos al arte. Goya nos mira desde el misterio.

 

Lavendimia_Goya_lou

“La Vendimia”.

Autor Francisco de Goya, 17861787
Técnica Óleo sobre lienzo
Estilo Rococó
Tamaño 275 cm × 190 cm
Localización Museo del Prado, Madrid, Flag of Spain.svg España

800px-Fragonard_-_swing

“El columpio”

Autor Jean-Honore Fragonard, 1767
Técnica Óleo sobre lienzo
Estilo Rococó
Tamaño 81 cm × 65 cm
Localización Colección Wallace, Londres, Bandera del Reino Unido Reino Unido
Advertisements